Beneficencia

I. DESCRIPCIÓN:

El Fondo Ganadero Familiar es un programa de la Diócesis de San José del Guaviare para familias de escasos recursos económicos, propietarios de fincas, quienes reciben un lote de ganado y mediante procesos de asistencia técnica y formación agropecuaria se comprometen a vivir de actividades lícitas, capacitarse, proteger la naturaleza y mejorar su nivel de vida.

II. HISTORIA:

Ante La angustiosa constatación de la situación de la familia campesina guaviarense, agobiada por la pobreza, la marginalidad, la no rentabilidad de los cultivos de pan coger, la poca presencia del estado y la generalización de los cultivos de coca; Monseñor Belarmino Correa Yepes, primer Obispo del Guaviare, pensó en una posibilidad concreta y viable que se le pudiera ofrecer a los campesinos del Guaviare como alternativa favorable para mermar su grado de pobreza y liberarse de los cultivos ilícitos de la coca.

Con el conocimiento que tenía de la región, conocía de sobra que estos campesinos tenían sus fincas sembradas de pastos, aunque estuvieran dedicados al cultivo de la coca. Así, en 1990, se dio a la tarea de montar un proyecto de desarrollo económico y social con base en el ganado. Inicialmente el proyecto fue respaldado por el INCORA y el SENA, quienes colaboraron en la investigación y elaboración del proyecto y se comprometieron a orientar la asistencia técnica y la capacitación de los eventuales usuarios.

El proyecto inicial consistió en ofrecerle una oportunidad de rehabilitación económica a treinta (30) familias campesinas beneficiándolas inicialmente con trescientas novillas (300) de vientre.

La estrategia escogida fue la de organizar el proyecto como fondo rotatorio, y fue llamado Fondo Ganadero Familiar, que, entre sus compromisos fundamentales contemplaba la protección de la naturaleza y la preservación del medio ambiente.

La Iglesia Alemana, a través de Misereor, fue la gran financiadora del proyecto. Las primeras entregas de ganado se hicieron el 27 de junio de 1991.

En 1994 la Iglesia Italiana, a través de sus Obispos, financiaron la Compra de la Finca “El Hatico”, en la vereda Nuevo Tolima, para iniciar allí un centro de capacitación de campesinos con el Sena y hacer una finca modelo, al estilo del Guaviare, pero sin coca; con ganado, piscicultura, chivos, aves, cerdos, etc., y para que, una vez recogido el ganado de las familias que ya habían culminado el tiempo de tenencia, se concentraran allí para su mejoramiento, a la espera de ser entregado a otra familia.

Fruto del Fondo Ganadero Familiar, un grupo de usuarios creó ASOGEG, Asociación de Ganaderos Ecológicos del Guaviare.

III. OBJETIVO:

Contribuir, mediante la entrega de un lote de ganado bovino, asistencia técnica y capacitación en producción ganadera para que los Usuarios estén en capacidad de:

Derivar sus ingresos de actividades lícitas. Realizar su trabajo de modo sostenible, favoreciendo la protección, conservación y aprecio por el agua, la selva y la fauna. Disminuir el área talada y creada en pasto, cada año. Aumentar la productividad bovina. Rehabilitarse social y económicamente. Mejorar el nivel de vida. Promover la participación comunitaria. Promover los sentimientos de solidaridad.

IV. EXIGENCIAS DE DESARROLLO INTEGRAL:

Mediante el levantamiento de un plano de la finca del Usuario y un inventario socioeconómico, en la fecha, se procederá a determinar los aspectos ecológicos, sociales y técnicos que se deben desarrollar, teniendo en cuanta los siguientes ítems:

1. AVANCE EN LO ECOLÓGICO 

- Protección de nacimientos y cauces de agua de la finca y la región.

- Creación y conservación de montes de galería.

- Reforestación de áreas que lo requieran.

- Establecimiento de praderas en silvopastoril.

- Superación de la costumbre de quema de praderas.

- Creación de cercas vivas.

En el caso de que se requiera la tumba de montañas y rastrojos o la ampliación de praderas, estas se realizarán de acuerdo a la legislación del Ministerio del Medio Ambiente y serán planeadas con los técnicos del Fondo Ganadero Familiar.

2. AVANCE EN LO SOCIAL

- Economía basada en el trabajo lícito.

- Mantenimiento de la unidad familiar.

- Participación en actividades de esparcimiento familiar.

- Aceptación de orientación y capacitación agropecuaria.

- Creación y manejo del “hato sostenible” (Solución a necesidades fundamentales de alimentación, salud, vivienda, vestido y educación).

- Concientización y práctica del ahorro.

- Instalaciones limpias, higiénicas y organizadas.

3. AVANCE EN LO TÉCNICO

- Hacer las vacunaciones que ordena el ICA.

- Realizar desparasitaciones internas y externas.

- Suministro permanente de sal mineralizada.

- Establecimiento de bancos de proteínas y praderas enriquecidas.

- Topizar toda cría que nazca.

- Tatuar y numerar todo el ganado.

- Mantener las crías en terneril.

- Construir salegares techados.

- Construir corral para manejo de los bovinos. 

- Mantener registros del ganado actualizados.

- Crear una manga paridera.

V. QUIÉNES PUEDEN SER USUARIOS DEL F.G.F.

La madre cabeza de hogar con sus hijos y el grupo familiar tradicional (padre, madre, hijos) que:

1. Hayan hecho la debida solicitud al Fondo Ganadero Familiar.

2. Sean propietarios de la finca y vivan en ella.

3. Al momento de hacer la petición al FGF, no posean en su finca cultivos ilícitos propios o ajenos, ni participen de manera alguna en ese negocio.

4. Tengan pastos suficientes para dar un buen manejo al ganado que se les entregará y para el que se aumente en los 3 años siguientes.

5. Dispongan al menos de dos potreros debidamente cercados y con salegares cubiertos en cada uno de ellos.

6. Posean en la finca agua suficiente y disponible para el ganado en el verano.

7. No hayan tenido durante los últimos 2 años más de 20 vacunos de su propiedad.

8. No hayan tenido acceso a programas similares en los últimos cinco años.

VI. COMPROMISOS AL RECIBIR EL GANADO.

1. Tener disponible un corral de vareta o chuapo con apretadero, seis meses después de recibir el ganado.

2. Mantener sal mineralizada permanente en el salegar del potrero(s), donde esté pastando el ganado.

3. Construir un terneril antes de cumplir un año de haber recibido el ganado.

4. Realizar las vacunaciones que requiere el ICA en la zona.

5. Cumplir con las siguientes prácticas de protección del medio ambiente:

- No quemar los potreros.

- No tumbar la selva.

- Proteger los nacimientos y corrientes de agua con bosques.

- Mantener potreros en silvopastoriles (Árboles en los potreros)

VII. MOTIVOS DE EXCLUSIÓN DEL F.G.F.

1. Tener cultivos de coca, o traficar con ella o con insumos para actividades ilícitas.

2. Talar bosques o rastrojos o realizar quemas indiscriminadas.

3. Poner en riesgo nacimientos de agua y destruir bosques de galería.

4. Quemar las praderas.

5. Vender o cambiar animales sin autorización.

6. Descuidar y dar mal manejo al ganado del fondo.

7. Incumplir las normas y reglamentos del F.G.F.

VIII. ASISTENCIA A USUARIOS

Los usuarios del Fondo Ganadero Familiar serán atendidos periódicamente por los asistentes técnicos del fondo, quienes darán recomendaciones, capacitación y orientación agropecuaria y ecológica para el logro de los objetivos. Igualmente constatarán los avances obtenidos por cada usuario.

El usuario solicitará asistencia técnica cuando lo crea conveniente, así mismo la atención de actividades de beneficio general.

Anualmente se realizará una reunión general de beneficiarios.

IX. CONDICIONES Y ACUERDOS GENERALES

1. Cada usuario firmará un pagaré.

2. Todos los animales son legalmente del Fondo Ganadero Familiar de la Diócesis de San José del Guaviare y estarán marcados con el hierro correspondiente.

3. Se establecen tres (3) años como tiempo mínimo de tenencia del ganado.

4. Las crías provenientes del pie de cría serán tatuadas.

5. A los seis (6) meses de edad el número del tatuaje pasará a la pierna derecha.

6. El hierro de propiedad del F.G.F. se colocará en el brazuelo derecho.

7. Toda cría será topizada entre el segundo y el quinto día de nacida.

8. Toda venta o permuta de animales se hará con previa autorización del F.G.F.

9. Cumplido el tercer año de tenencia del ganado se hará liquidación con el usuario, evento en el que regresará los animales comprometidos, más una cuota por cada tres entregados para sostenimiento del programa y aumento del plante.

10. A juicio de los ejecutores, los usuarios tendrán estímulos por el buen manejo del ganado, el mejoramiento progresivo de la finca o por su actitud de participación comunitaria y su sentido de solidaridad. Esto se medirá con el avance integral logrado.

Asilo

Asilo

Pastoral de la Salud Beneficencia

Pastoral de la Salud es la presencia y la acción, en nombre del Señor Jesús, de un ministerio de relación de ayuda, específico, entusiasta, encarnado y capacitado, iluminativo, celebrativo, creativo y organizado que tiene como modelo acabado la espiritualidad del Buen Samaritano. El sale al encuentro del enfermo, de su familia, de los profesionales de la salud, de las estructuras de salud y de todas las personas para potenciar una cultura más humana y más cristiana frente al dolor, al sufrimiento, la discapacidad, la agonía, al duelo y a la defensa de la vida.

Mundo del sufrimiento, puesto que sus obras de curación constituyen al menos una décima parte del texto de los evangelios. En el Sermón de las Bienaventuranzas Jesús privilegió a los pobres sumergidos en el sufrimiento (L.c. 6,20 ss.).

La acción sanadora de Jesús no es la obra de un curandero, taumaturgo, terapeuta o médico. No es el opositor de la ciencia médica, ni siquiera desarrolló ningún discurso sobre la salud, sino que es suscitador de nuevas experiencias saludables y salvíficas.

Toda su vida, incluso su dolor, sufrimiento y muerte, es un generar salud tanto a nivel físico como en lo emocional, social, intelectual y religioso de cada individuo y de la convivencia social.

Sanar es una forma de amar. Su acción terapéutica procede de una persona sana (vive en clave de salud), saludable (irradia salud), sanadora (regenera salud); de una persona que vive una salud integral, responsable, gozosa, liberadora, solidaria, personal y comunitaria, abierta a la salvación.

“No basta con que haya preocupación cristiana, ni basta con que hagamos proyectos con inspiración evangélica para que sea acción pastoral. El telefonista, el chofer de la ambulancia, etc. pueden ser cristianos convencidos... Su tarea no es, por ello, una tarea pastoral” (FonsD´Hoogh)

¿Qué es la Pastoral de la Salud?

Ministerio llevado a cabo desde la fe, por el anuncio y testimonio de toda la comunidad cristiana (específicamente por el obispo, sacerdotes, diáconos, religiosas y religiosos, ministros extraordinarios de la comunión, agentes de pastoral, profesionales cristianos de la salud y por el mismo enfermo) apoyándose en los auxilios de la gracia divina que son dados en la vida sacramental, en la escucha de la palabra revelada y en la vida profunda de oración.

Su objetivo: es ofrecer salud-salvación por medio de la curación, asistencia, liberación, sanación, reconciliación, sentido vital, crecimiento humano y salvación.

Su misión: es el encuentro con el enfermo, su familia, con los profesionales de la salud, con las estructuras de salud y con los sanos para potenciar un cultura mas humana y cristiana frente al dolor, al sufrimiento, a la discapacidad, a la agonía, a la muerte, al duelo y a la defensa de la vida.

“Los envío a proclamar el Reino y a curar” (L.c. 9, 12) es el mandato de Jesús a sus discípulos que hoy nosotros como cristianos debemos asumir en nuestra diócesis que se prepara para celebrar sus 50 años.

Para el enfermo, los centros de salud, los hogares de ancianos, y sus mismas casas, pueden ser el lugar de grandes soledades, pero también el medio para encontrarse consigo mismo, con la ayuda de otros enfermos, con el amor de los suyos, con personal  sanitario que trata de forma humana y competente y con Jesús, cuyo nombre significa “Dios es la salud”.

Para el personal sanitario y los familiares de los enfermos, el centro sanitario y la casa del enfermo son a menudo fuente de dolor, angustias reprimidas y de conflictos, pero si se vive cristianamente, también puede transformarse en una de sus más hondas satisfacciones que provocan y ayudan al encuentro entre el enfermo y Jesús “El Buen Samaritano”, que se hace prójimo de aquel que sufre. 

Perfil del agente de pastoral de la salud

Es una vocación, un llamado por Dios a trabajar en favor de la vida y de la salud; es presencia amorosa y liberadora de Jesús que levanta y sana.

Es una persona rica en humanidad, que comunica cercanía, acogida y cariño; capaz de escucha y de acoger al otro con su historia personal, su individualidad y ofrecerle hospitalidad en su corazón.

Tiene una personalidad equilibrada y posee una ciertamadurez humana y psicológicaque le permite iluminar y orientar en las situaciones conflictivas y de crisis.

Dinamiza procesos de transformación:de realidades de sufrimiento, dolor y muerte, en realidades de vida y esperanza.

Es una persona abierta a la formación y capacitación permanente, se preocupa por actualizarse y ofrecer un servicio adecuado a los que sufren.

Persona de silencio, contemplativa; cultiva la dimensión espiritual y la relación con el Señor a través de la oración y la Palabra de Dios. Sabe acercarse con delicadeza y respeto al misterio del sufrimiento, no para explicarlo ni defender a Dios sino para testimoniar la presencia del Señor que ama, solidariza, acompaña. Encarna los valores evangélicos de la compasión, la misericordia el amor la entrega.

Posee una capacidad de liderazgo que le permite animar, coordinar, dinamizar y estimular lar las fuerzas vivas de la comunidad y el trabajo de los grupos pastorales.

Es un educador natural, capaz de acompañar en los procesos de cambio, descubrir los talentos, favorecer la creatividad, despertar y canalizar expectativas.

Es respetuoso de la libertad religiosa y de las creencias de los enfermos, de los familiares y trabajadores de la salud. Reconoce y acepta las diferencias en un mundo pluralista y es abierta al diálogo.

Cree y favorece el trabajo en equipo y la colaboración interdisciplinaria; está abierto al aporte que otras ciencias pueden dar a su trabajo

Tiene una conciencia eclesial de comunión y participación, sabe trabajar en una pastoral de conjunto, facilitando la integración con las otras áreas específicas.

Cultiva la paciencia, la perseverancia, la constancia, sabe llevar a buen término lo planes y proyectos propuestos y es fiel a su compromiso.

Es una persona discreta, no impone su presencia . Atenta para captar lo que el otro quiere y necesita; respeta sus silencios y confidencias. Reconoce su pobreza, sus límites y es consciente de no poder resolver tantos problemas pero tiene un corazón capaz de hospedar todo sufrimiento y comunicar consuelo, serenidad, paz.

Posee un buen conocimiento de la realidad, está capacitado para educar en la promoción de salud y prevención de las enfermedades, así como de las ciencias sociales, etc.

Estos rasgos los podríamos resumir así:

Una inteligencia animada por el corazón. No se ayuda realmente al que sufre si no se le ama. La vocación debe ahondar sus raíces en et corazón.

Una entrega total. No se es Buen Samaritano solo algunas horas, ni se puede considerar la pastoral de la salud como algo obvio y limitarse a ejercerla con criterios generales.

Un gran sentido sobrenatural. El servicio espiritual no precede ni sigue a la asistencia corporal, sino que la acompaña. El sentido del sufrimiento sólo se descubre en una dimensión sobrenatural.

Una sincera piedad mariana. La Virgen María, la dócil sierva del Señor, es el mejor punto de referencia para mirar a Cristo en nuestro trabajo con todos los que sufren.
 

Penitenciaría

Penitenciaría

Pastoral con las Etnias

Protección del Medio Ambiente

Formación para la Política y la Democracia

Programas para la Seguridad Alimentaria

Derechos Humanos

Reconciliación y Paz

Pin It

Noticias recientes

Síguenos en: