La Iglesia católica cada primero de noviembre celebra la solemnidad de todos los Santos, un momento para recordar todas aquellas personas que han consagrado su vida a Dios, así nos lo recuerda el padre Juan Carlos Liévano, Director del Departamento de Matrimonio y Familia de la Conferencia Episcopal de Colombia.

“Esta fiesta recoge lo que decimos en el Credo ‘la comunión de los santos’, en este sentido todos los bautizados estamos llamados a la santidad y cada cristiano está invitado a vivir la santidad a través del ejercicio de las virtudes y el encuentro con el otro.  Pero, sobre todo, este es un momento para traer a la memoria a aquellas personas que en la tierra han vivido una vida ejemplar y ya gozan de la presencia de Dios en el cielo”, observó el sacerdote.

Así mismo, recordó que esta no debe ser una celebración más, por el contario invitó a vivir esta solemnidad de una manera distinta, donde cada católico se pregunte qué hacer para llegar a la santidad “qué tengo que hacer para ser Santo, no un santo de imagen como el que vemos en los altares, sino llevar una vida ejemplar donde pueda reconocer que tengo una misión en la tierra, pero que mi destino final está en el cielo”.

Es importante recordar que el Papa Gregorio III, durante su mandato en la Iglesia, entre los años 731 y 741, escogió el 1 de noviembre para la conmemoración de la vida de los santos. Luego, en el siglo IX, el papa Gregorio IV extendió esta festividad a toda la iglesia universal.

Pin It

Noticias recientes

Síguenos en: